Cómo me quedé sin teléfono (I)

Realizar una portabilidad debería ser algo fácil, te deberían recibir con la alfombra roja.

Sin embargo, llevo una semana sin teléfono :(. Aplastado por burocracia exasperante, excusas infantiles y normativa inútil.

El Contrato

Todo empezó con mi tío quedándose sin internet móvil en la playa. Fue un trágico suceso que nos motivó a iniciar una portabilidad familiar masiva a otro operador móvil.

Todo era bonito, teléfonos nuevos, nuevas tarifas, sonrisas… pero pronto todo cambiaría.

Mi madre, responsable de las líneas, se ocupó del papeleo. Ella solicitó el terminal que yo le había pedido. Todo bien, todos felices.

Días más tarde, mi madre vuelve a casa diciéndome «He acudido al distribuidor, han cambiado las tarifas y ahora el teléfono te sale gratis».

Y yo pienso… Huy que raro.

Dejarme que os de un consejo. Cuando algo huele mal desde el principio date dos Hostias, baja a la tierra, y repítete a tí mismo «¡Corre!».

Publicado por

GoLo

Bored of Universisty, I began to learn by my self trying to improve my skills. Then I met programming, Java and Linux. When I have some time, I work on my personal projects.

8 comentarios sobre “Cómo me quedé sin teléfono (I)”

  1. Tú lo has dicho, deberían ponerte una alfombra roja, porque para más inri, migrais toda la familia….

    PD Como sigas poniendo cada vez mas dificiles las ecuaciones antispam… la gente dejará de comentarte XDD

  2. Pues sí, lo de la telefonía en España no tiene nombre.

    Yo he tenido la experiencia en casa de cambiar de proveedor de Internet, y como resultado perder el número de teléfono que llevábamos usando unos 12 o 14 años. Y sin posibilidad de recuperarlo o cambiar el actual por el antiguo. Pa que veas…

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.